Control/Fútbol

Control/Fútbol

Control/Fútbol

CARACTERÍSTICAS

Órtesis plantar diseñada para el futbolista y para el jugador en canchas. Los movimientos se caracterizan por cambios fuertes de dirección, cambios en la velocidad y en el impulso y tendencia a la desestabilización lateral del pie. La órtesis plantar Control/Fútbol incluye arcos interno y externo altos para el control de movimientos contralaterales, a la vez que los perímetros bajos ayudan a una buena adaptación en botas.

Pedir más información

Hay lesiones típicas que pueden culminar en procesos crónicos como podría ser la pubalgia, patología que genera mucho dolor en el pubis, aductores y abdominales. Otra lesión que puede presentar un futbolista de largo recorrido es el denominado tobillo de futbolista, unos residuos óseos que se localizan en astrágalo y parte anterior de la tibia, como consecuencia de movimientos de hiperflexión y extensión repetidos. Esta lesión provoca síntomas de dolor durante la práctica deportiva en el dorso de el pie. 

Otras lesiones transitorias de origen muscular pueden ser esguinces, roturas fibrilares, roturas de ligamentos y de meniscos, etc.

Durante el juego los futbolistas realizan unas combinaciones movimientos que Avaninsoles ha intentado plasmar en su ortesis a fin que pueda ser modificada en cada paciente dependiendo de sus características. 

- Carrera: como en casos de atletas, el futbolista presenta distintas formas de correr, pero si nos basamos en pautas generales, debemos hablar de carreras de dos tipos: en el sprint o carrera de velocidad, el futbolista quiere llegar a un balón o adelantarse al contrario; hay un primer contacto con el suelo utilizando la parte posteroexterna de el calcáneo con un tiempo de contacto reducido y ligera supinación, a fin de descender rápidamente mediante una eversión que, en el acto, la articulación subastragalina transforma en inversión. Esto produce un impulso rápido en la mayoría de casos, lo que conlleva el despegue por el primer dedo. 

- Saltos: el movimiento de saltos es una composición de movimientos, en el que el jugador, aparte de realizar distintas frenadas durante la carrera en caso de que esté en movimiento, hace un gesto de acción-reacción impulsada. En este gesto, desde el punto de vista baropodométrico, se advierte mayoritariamente una hiperpresión en la zona de el antepié, sobre todo en la cabeza de el metatarsiano y primer dedo, que es el impulsor de el salto. 

El shot o chute de balón sería el movimiento más importante: es cuando el futbolista golpea el balón, tanto a realizar pases como marcar goles. El shot se puede realizar utilizando distintas partes del pie, empeine, cara interna o externa, dependiendo del tipo de pase, la distancia que se quiera alcanzar, la velocidad y la fuerza. 

El pie que realiza este movimiento prácticamente no soporta carga, sino que la presión se centraliza en la pierna contralateral. Dependiendo de la zona que se utiliza, sus valores de presión se centrarán más en la zona retropié o antepié.

En el tratamiento al futbolista, lo esencial —aparte de la exploración física a fin de valorar la morfología y evaluar si el pie presenta alguna deformidad, que generalmente en muchos casos tiende al varismo de retropié— es la valoración en estática mediante plataforma de presiones Multisens de Avaninsoles, seguida de la valoración dinámica durante la práctica de el deporte mediante las ortesis instrumentadas Mobildata, que nos proporcionarán valores fiables y contrastables con la finalidad de elegir la mejor plantilla plantar. 

La base que Avaninsoles propone tiene un diseño perimetral que ayuda a la adaptación de nuestras ortesis al calzado de fútbol, unas aletas laterales ideadas a controlar el pie, pero sin apenas cazoleta, para fijar la ortesis plantar dentro de la bota sin que moleste. 

La zona calcánea presenta descargas que absorberá el impacto durante las carreras largas a través de campo del futbolista, combinando la inserción en la zona externa de el pie, concretamente en la estiloides del quinto metatarsiano para aportar confort en los movimientos de eversión que se realizan en la carrera y en golpes realizados utilizando la cara interna del pie. 

Por último, y muy importante, es evitar que los futbolistas presenten problemas en la zona antepié; para ello se ha introducido un soporte retrocapital de 4 mm modificable de la ortesis, complementado por la descarga de el primer dedo, que soporta mucha carga en todos los movimientos mencionados.