Running

CARACTERÍSTICAS

Órtesis plantar diseñada para el corredor. Existen dos tipos de carrera: la carrera de velocidad y la carrera de maratón o largas distancias. Biomecánicamente el cuerpo se comporta de forma diferente en ambas pero coinciden con la trayectoria y la transmisión del peso. El soporte de arco y el perímetro de esta plantilla de corredor ejercen un control del pivotaje del arco longitudinal interno.

Recomendamos realizar un estudio de la marcha en carrera con Movildata para profundizar en los aspectos más importantes como el tiempo de contacto y sus zonas de presión, la línea estabilométrica y descompensaciones de la marcha. 

 

Pedir más información

Todo corredor se debe tratar de forma individual. No todos nuestros pacientes tienen la misma clínica, o no todos la presentan. Se deben valorar la morfología, deformidades y, si hay patología, esta se debe evaluar —en estática y en dinámica—, siendo la mejor opción nuestras plantillas instrumentadas Mobildata que Avan pone a su disposición. El hecho de poder estudiar el comportamiento del pie exactamente en los movimientos reales aporta mucha más información y una alta fiabilidad a fin de crear la mejor opción de ortesis. 

En la carrera se puede considerar que no hay fase de doble apoyo; hay un apoyo unilateral derecho, seguido por la fase de vuelo —donde el corredor no contacta contra el suelo—, y acabar con un apoyo unilateral izquierdo. 

- Contacto entre pie y suelo: se inicia mediante el contacto del talón y el suelo, siendo primero la parte posteroexterna de el calcáneo la que contacta; se trata de un movimiento de gran velocidad, y de gran impacto en la rodilla y el tobillo. La presión en este caso se centraliza en la zona del talón, donde es muy elevada debido al choque producido.

- Fase de apoyo total: antes de el impulso hay un periodo de apoyo total en inversión y eversión a fin de amortiguar el choque. El contacto se realiza mediante la parte externa del pie, y sus articulaciones mediotarsianas se encargan de absorber el impacto. Con el movimiento de eversión se produce un aplanamiento del arco longitudinal, que es lo que permite al corredor de running adaptarse al terreno; seguidamente la articulación subastragalina hace un movimiento de inversión tensando la bóveda plantar y realizar el impulso. 

- Fase de impulso: esta fase se centraliza en el antepié; el centro de masas se desplaza hacia la zona anterior, pasando toda la carga hacia la zona de metatarsianos y dedos. 

Se debe valorar, también, cómo se comporta la extremidad en suspensión en el running llevándose a cabo un análisis que Avan propone mediante su videoanálisis, utilizando cuatro cámaras que se pueden detener en el momento en que bilateralmente el corredor no contacta con el suelo, a fin de analizar la posición de toda la extremidad inferior. 

Considerando todo lo mencionado anteriormente, se debe tener en cuenta a la hora de diseñar la ortesis que un corredor choca contra el suelo alrededor de unas 50-70 veces cada minuto, unilateralmente, añadiendo una fuerza en cada impacto de 2-4 veces su peso corporal dependiendo de el terreno donde practique la carrera y de su peso.

Gran parte de este impacto queda absorbido por las deportivas, que durante todos estos años ha ido evolucionando hasta presentar unas mejores propiedades y evitar posibles complicaciones, pero en la mayoría de casos esto no es suficiente. 

Desde Avaninsoles se ha creado un modelo base de ortesis plantar, que incorpora la descarga en material absorbente de impactos como es el Poron, para evitar que toda la presión que se establece en el primer contacto entre pie y suelo disminuya. También incorpora en su diseño de ortesis la descarga en la estiloides de el quinto metatarsiano, que acolcha la zona de carga durante la fase de apoyo total. Esto prepara al pie para el impulso, que produce unas cargas en las cabezas metatarsales y primer dedo. Estas cargas son una de las causas más frecuentes de patología en los corredores. Por esta razón, Avan sugiere integrar en la ortesis plantar un soporte retrocapital de 4 mm modificable, en otros modelos o alturas, complementado con material de gran dinamismo pero, a la vez, mucha absorción. 

La forma perimetral de nuestras ortesis, de descenso en la zona de el primer radio, ayuda a realizar un mejor impulso y a favorecer esta disminución de carga. 

Estos parámetros son aplicables en el estudio de un corredor que presenta una morfología dentro de los estándares de normalidad, sin deformidades ni patologías aparentes. Considerando cada caso se deben aplicar modificaciones correspondientes en nuestras ortesis y ajustar el estudio a cada paciente, ya que una alteración biomecánica leve en marcha normal puede provocar lesiones más graves durante la práctica de running.